Archivo de la etiqueta: hacker

Presentación del libro “Ciberactivismo”

Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas

DESCARGA GRATUITA: Puedes acceder al pdf. de nuestro libro aquí

Portada del libro

Portada del libro “Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas”. Ilustración: Noaz

El martes 27 de noviembre presentamos el libro “Ciberactivismo” en Madrid, en el Palacio de Comunicaciones de Cibeles, sede ahora del Ayuntamiento pero, también, donde hace más de una década se libró alguna batalla de despacho a favor de la Red, más o menos libre, que disfrutamos.

Aquel tarde, en la calle, llenando la plaza y las avenidas cercanas, una “marea blanca” formada por miles de madrileños y profesionales de la salud con los médicos al frente, se manifestaban para defender la sanidad pública. Se habían coordinado y movilizado en buena medida a través de las redes sociales y al margen, en general, de las organizaciones tradicionales. Teníamos en directo una muestra real de las tesis que el sala íbamos a presentar.

Si quieres conocer rápido las principales conclusiones del libro, en este vídeo tráiler presentamos sus ideas principales.

Los ponentes de la presentación fueron David De Ugarte, del Grupo Cooperativo de las Indias, fundador de ciberpunk.org y “Piensa en Red” y autor, entre otras obras, de la “Trilogía de las redes”, y Carlos Almeida, uno de los fundadores de FrEE (Fronteras Electrónicas) y promotor de movimientos recientes como #Nolesvotes o #Redresiste y una referencia en la defensa de los derechos civiles de Internet.

En el público nos acompañaban muchos de quienes han protagonizado las nuevas revoluciones de las que hablamos en el libro.

Los asuntos que debatimos en la presentación han sido glosadas por David de Ugarte en este post que os recomiendo leer: “¿Por qué conceptualizar el ciberactivismo?”. Parte de los argumentos que desarrollamos en el libro aparecen condensados en el artículo  que nos dedicó Mar Abad en Yorokobu o en este otro de Bárbara Yuste en Cuartopoder. También, en estas entrevistas con Mario Tascón en El Confidencial y Onda Cro.

El acto estuvo organizado por Hacks&Hackers Madrid y  Ramón Torrent nos hizo unas fotos estupendas.

Un resumen de la presentación, y del debate que vino después, lo tenéis en este vídeo de AgoraNews. Os lo recomiendo, porque en solo 4 minutos se ofrece una panorámica muy completa de las ideas principales del libro.

La presentación íntegra la tenéis en este otro vídeo, grabado por Canal 33  [Las intervenciones de David De Ugarte y Carlos Almeida las encontraréis en los minutos 26:50 y 44:40 respectivamente].

“Lo revolucionario no es lo digital, lo revolucionario es lo distribuido” fue una de las ideas más compartidas de la jornada, pronunciada por David de Ugarte durante su intervención, y recogida, entre otros, por @Marilink.

#Openjournalism y ética hacker

5 principios de la ética hacker que el periodismo debería tener en cuenta

Principios de la etica hacker

Principios de la ética hácker

Esta semana, el director del Guardian, Alan Rusbridger, compartió en twitter sus 10 ideas sobre cómo es el periodismo abierto.

Desarrollaba así los principios que inspiraban el vídeo publicitario Guardian open journalism: Three Little Pigs” lanzado unas semanas antes.

Rusbridger defiende la participación y el debate, la cultura colaborativa y el reconocimiento de que el periodista no es la única voz autorizada, experta o interesada. Unos principios compartidos con la ética hacker que los medios tradicionales no siempre han tenido en cuenta, *como planteamos Mario Tascón y yo en el libro “Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas” .

En este vídeo [7 minutos], que realicé junto con mis compañeros de postgrado Sergi Gallent y Sandra Vílchez, se plantean estos vínculos y se explica su relación con el origen de Internet:

En España, medios como “20 minutos“, que hace tiempo decidió abrir su agenda a la participación de los lectores mediante la publicación de su pizarra digital, han orientado su actividad hacia un periodismo más abierto y colaborativo.

Sin embargo, parecen más casos aislados que muestras de un auténtico cambio de cultura por parte del periodismo convencional ¿Qué opinas? ¿Cómo influye esta desconexión en la crisis de los medios tradicionales? ¿Se ha quedado el periodismo relegado, en esta conversación colaborativa, frente a otros actores que sí han sabido encontrar su lugar?

Edición del 1 de mayo de 2012

Hace unos días, a través de un tuit de Juan Luis Sánchez, conocí un texto que, en gran medida, responde a las preguntas que dejaba abiertas en este post.

Para mayor sintonía, el documento en cuestión recoge un debate que está implícito en la cabecera de este blog. “Llámalo Y“, como ya se contó, es un guiño a la frase hecha “llámalo x” y alude a las discusiones sobre la vigencia de los términos “periodismo” y “periodista“.

Dice el autor:

…tengo muy claro que el periodismo no va a morir. Nos encontramos ante una mutación semántica. La definición clásica de periodismo ya no sirve. Tal vez sobreviva, enriquecida, en una nueva definición de “posperiodismo”.

Se trata de  “Un manifiesto posperiodístico“, un decálogo en el que el posperiodista Bernardo Gutiérrez traslada a la actividad informativa valores como “compartir”, “comunidad”, “inteligencia colectiva”, “código abierto” o “remezclar”…Los mismos principios de la ética hacker que, como contaba aquí, los periodistas deberían tener en cuenta.

El mensaje será algo coral, distribuido, modificable, enriquecido y retroalimentado durante todo el ciclo de la comunicación. El eco – una nueva narración colectiva – se confundirá con el mensaje.

Un manifiesto posperiodístico“, de Bernardo Gutiérrez

* Edición del 15  diciembre de 2012 (“Ciberactivismo. Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas” se presentó el 27 de noviembre de 2012)

De Seattle a @acampadasol

5 claves sobre el papel de Internet en la movilización social

El 16 de mayo, a las 9 y media de la mañana, tomé la fotografía que acompaña este post. La imagen refleja la primera “oficina” de comunicación de la “acampada de Sol”. Entrevisté entonces a algunos de aquellos primeros manifestantes que, tras la marcha de la tarde anterior, decidieron no disolverse, igual que su indignación y precariedad no lo hacía.

He vuelto a Sol muchos otros días. Así, conocí a Paco, miembro del grupo de Facebook “Estado del malestar”, uno de los embriones de la Plataforma 15M: “Democracia Real Ya”; a Zulo, del grupo musical “Canteca de Macao” que han venido prestando su presencia y su red al servicio de la protesta o a Elena, de la “comisión de audiovisual”. Pero también a personajes como Josefina, de 63 años, y Visitación, su amiga: Podrían ser las protagonistas de lo que la noche del 15 de mayo se calificó en twitter como “probablemente la mejor foto de la manifestación”. Josefina vino a Sol porque había visto “por Internet” que en muchas ciudades de España estaban tomando las plazas. Le enviaron un correo electrónico unos amigos de “Comunidades Cristianas Populares” de Andalucía que se habían unido al movimiento. O a María José, de 54 años y funcionaria en un centro de salud.

Y es que la acampada de Sol ha sido una oportunidad para comprobar cómo se materializaban, día a día, las tesis del politólogo Sidney Tarrow, referencia en el ámbito de la investigación de los movimientos sociales.

 “El poder de los movimientos se pone de manifiesto cuando los ciudadanos corrientes unen sus fuerzas para enfrentarse a las élites, a las autoridades y a sus antagonistas sociales”

  (“El poder en movimiento”,  S. Tarrow

Paco, Elena, Fabio y otros miles son los ciberactivistas del 15 M:

“alguien que utiliza Internet … para difundir un discurso y poner a disposición pública herramientas que devuelvan a las personas el poder y la visibilidad que hoy monopolizan las instituciones (…) La potencia de las redes distribuidas sólo pueden aprovecharla plenamente quienes creen en un mundo de poder distribuido … en el que los nodos van sincronizando mensajes hasta acabar propiciando un cambio en la agenda pública … y, en el límite, la movilización en la calle, las ciberturbas”

(D.Ugarte “El poder de las redes”)

Lo sepan todos ellos, o no, los activistas del #15M comparten los valores de los hackers. Los valores de la Red.

El movimiento 15 M, la cultura hacker y los valores de Internet

El estudio de las acciones de comunicación realizadas “por” el movimiento 15M nos permite describir cómo la protesta se extiende, logra un impacto social impensable, consigue desarrollar una identidad y cohesión interna y autoafirmarse frente a sus antagonistas y construir un discurso propio.

Pero para entender los por qué (y también la desorientación de quienes se han sentido señalados por las críticas, principalmente, políticos y medios de comunicación) tenemos que mirar un poco más atrás.

23 de noviembre de 1996. J.P. Barlow (letrista del grupo Grateful Dead y co-fundador de la Electronic Frontier Foundation)  se dirige a los líderes mundiales en la cumbre de Davos para advertirles:

“No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar el que nos reunimos”

Se trata de la “Declaración de Independencia del Ciberespacio”. Un texto que, por encima de su lirismo y sus tintes utópicos, contiene claves tan actuales que el discurso puede calificarse de premonitorio en muchos de  sus puntos:

“No tenéis ninguno derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente”

“No nos conocéis ni conocéis nuestro mundo”

“Os atemorizan vuestros propios hijos, ya que ellos son nativos en un mundo donde vosotros siempre seréis inmigrantes. Como les teméis, encomendáis a vuestra burocracia las responsabilidades paternas a las que cobardemente no podéis enfrentaros”,

son algunas de sus frases emblemáticas.

En estas semanas hemos podido leer decenas de opiniones como esta y esta, o temas de conversación en twitter como este que muestran la vigencia a esas palabras.

En realidad, la historia de los por qué había comenzado dos décadas antes de aquella fecha (Levy, S., 1994; Cerf, V.; 2000; Abbate, J., 1999), con la invención del ordenador personal (1972) y la red “Arpanet” (1969), el embrión del actual Internet.

“El informacionalismo fue en parte inventado y decisivamente modelado por una nueva cultura que resultó esencial en el desarrollo de las redes informáticas, en la distribución de la capacidad de procesamiento y en el aumento del potencial de innovación por medio de la cooperación y la participación. La comprensión teórica de esta cultura y de su papel como fuente de innovación y creatividad… es la piedra angular de la génesis de la sociedad en red”

(M.Castells en “La ética del hacker…”: 123)

Y un aspecto relevante de estos orígenes (que fueron en el ámbito universitario, y no militar como erróneamente tiende a afirmarse) es su vinculación a los valores de la producción y distribución del conocimiento científico, tesis que desarrolla el sociólogo finlandés Pekka Himanen en “La ética del hacker y el espíritu de la era de la información”:

“Este parentesco con el modelo académico de investigación no es accidental: la transparencia puede considerarse un legado que los hackers han recibido de la universidad”

(“La ética del hacker…” Pekka Himanen)

Estos principios podrían resumirse:

1. Ausencia de estructuras rígidas 

“Tanto los científicos, como los hackers saben por experiencia que la ausencia de estructuras rígidas es una de las razones por las cuales su modelo es tan poderoso”

(“La ética del hacker…” Pekka Himanen)

Uno de los rasgos que más cuesta entender a quienes observan estos movimientos desde los paradigmas de la comunicación de masas, pero que otros sí saben ver como aquí o aquí.

Este carácter dinámico no implica que se carezca de jerarquías. En Internet, como en la comunidad científica, funciona la meritocracia. Tu papel en la red viene dado por lo que aportas a ella y por el valor que los demás le conceden, en un proceso de revisión colectiva y que explica, por ejemplo, el declive de la influencia de los medios de comunicación:

 Internet “está diseñado para garantizar que, a largo plazo, sea la verdad la que determine al grupo de evaluadores, y no al revés…Si el grupo evaluador es incapaz de hacerlo, la comunidad se salta su arbitraje y crea nuevos canales”

(“La ética del hacker…” Pekka Himanen)

2. Estructura en red

 “…la modalidad que encabeza esta lista de protectores de la expresión en el ciberespacio es (una vez más) la arquitectura. Anonimato relativo, distribución descentralizada, múltiples puntos de acceso, ausencia de necesidad de ataduras geográficas, inexistencia de un sistema simple para identificar contenidos, herramientas criptográficas- todos estos atributos y consecuencias del protocolo de Internet dificultan el control de la expresión en el ciberespacio. La arquitectura en el ciberespacio es la verdadera protectora de la expresión; constituye la “Primera Enmienda en el ciberespacio”…”

Lawrence Lessig El Código 2.0 : 379)

En una sociedad en red, la forma en la que se crea un movimiento es otra historia

Paco, de 47 años, no tiene otra opción económica que vivir en un piso compartido. Justifica su indignación porque estas situaciones se producen ante “la más absoluta indiferencia política hacia los ciudadanos que dicen representar. La clase política representa a sus oligarquías y estructuras jerárquicas y piramidales dentro de su propio partido y a los mercados financieros en su avasallamiento de los ciudadanos, y no tienen ni alma ni corazón. La indignación ante esto es lo que ha aflorado en España y espero que aflore en todo el mundo”

Empezó a actuar tres meses atrás en la “Plataforma del 15 de mayo” para intentar “sacar a la sociedad a la calle”. La chispa fue ver el llamamiento del grupo de Facebook, “Estado del malestar”, que en Madrid se daba cita, precisamente, en la Puerta del Sol.

A partir de marzo empezaron a surgir simultáneamente grupos del “Estado del Malestar” en diferentes ciudades de España: en Granada, en Barcelona, Malaga…Algunos los inició una sola persona. Sara Vázquez, de Málaga, empezó ella sola, en una plaza, con un cartel “Estoy indignada” A la semana siguiente, después de haber hablado con gente que se le acercaba, ya eran más, y más, y más, y fueron creciendo exponencialmente grupos del “Estado del Malestar” en diferentes ciudades.

Al mismo tiempo ya actuaban otras organizaciones. Surgió “Juventud Sin Futuro” y ya estaba en marcha #Nolesvotes. Paralelamente comienza una ‘Plataforma de coordinación de grupos pro-movilización ciudadana’. Desde un piso del madrileño barrio de Prosperidad, Fabio Gándara, un abogado santiagués en paro que prepara oposiciones, lo impulsa. Paco se sumó el segundo día cuando ya había unas treinta personas apuntadas.

Fue el embrión de la Plataforma Democracia Real Ya. El siguiente paso: pedir la vinculación de asociaciones. Y, de nuevo, se multiplicaron. Empezaron a crecer exponencialmente grupos de Facebook en la Red. Pero la idea siempre era dar el salto de lo virtual a lo real.

Hay más iniciativas. Elena Martínez -una licenciada con dos títulos, un máster, tres idiomas, y en paro – y sus amigos pensaron que Youtube podría ser el canal en el que hacer visible su indignación. La idea la lanzan el 29 de abril. El formato: un breve vídeo casero en el que cada persona expresa sus propios motivos para decir: “yo también estoy indignado”.

Estas acciones forman parte de la fase deliberativa del movimiento y gestan lo que David Ugarte denomina “swarming”:

“la forma de conflicto en la sociedad en red, la forma en la que el poder es controlado en el nuevo mundo y, al tiempo, la forma en la que el nuevo mundo logra su traducción de lo virtual a lo material” (…) “¿Cómo se llega a un swarming civil? En primer lugar renunciado a organizar. Los movimientos surgen por autoagregación espontánea, así que planificar qué va a hacer quién y cuándo no tiene ningún sentido, porque no sabremos el qué hasta el quién haya actuado”

(D.Ugarte “El poder de las redes”)

Esta capacidad para multiplicarse se demostró también con las réplicas de la acampada de Sol que surgieron en pocos días y que desde el propio movimiento se alentaban. Antes de desmontarse la acampada de Madrid, el 12 de junio, se ha propiciado su descentralización como se muestra en este gráfico.

3. Cultura colaborativa  

“ El ciberactivismo, como hijo de la cultura hacker, se reitera en el mito del hágalo usted mismo. “La idea es: desarrolla herramientas y ponlas a disposición pública. Ya sabrá quien sepa qué hacer con ellas. Las herramientas no son neutrales. Desde archivos descargables para hacer plantillas, volantes y camisetas hasta software libre para hacer y deferar blogs, pasando por manuales de resistencia civil no violenta con mil y un pequeños gestos cotidianos que propagar; todo esto lo hemos visto en Serbia primero y en Ucrania y Kirguistán después. Y funciona.”

(D.Ugarte “El poder de las redes”)

Hace dos años comprobamos con fascinación cómo las redes sociales digitales entraban por la puerta grande en la escena política por su papel destacado en la carrera electoral que terminaría por llevar a B. Obama a la Casa Blanca.

El uso que de ellas se hizo fue sencillo. Primero, la creación de la estructura. Se reclutó a voluntarios, con un liderazgo previo en estos entornos, que pusieron a disposición de la campaña sus propios contactos. El resultado: 35.000 grupos de partidarios que aportaron 13 millones de direcciones. Una de las gestoras de estas comunidades on line, Rahaf Harfoush, lo ha explicado repetidamente en sus visitas a España y en su libro “Yes, We Did”.

Otro de los recursos: lo que se llama el “empoderamiento” de los simpatizantes. Lejos de centralizar el discurso se delegó el poder para fomentar la co-innovación.

Estas dos tácticas están presentes, de una manera innata, en el movimiento #15M.

Algunas de las muestras significativas de esta idea de crear herramientas para el uso las hemos visto con:

–          Los materiales de carteles, logotipos, eslóganes, pegatinas…para descargar, desde las distintas web del movimiento como aquí y aquí. Estos recursos se convirtieron en los contenidos más valorados de estos sitios.

–          Instrumentos legales. El 17 de mayo, tras las detenciones en Madrid en un fracasado intento de desalojo de la concentración de Sol, un pequeño grupo de abogados y expertos fijaron un peculiar lugar de reunión: Google Docs, una herramienta del buscador que permite la creación en línea de documentos de manera colaborativa. Uno de ellos, Carlos Almeida, lo testimoniaba en twitter así. El resultado, una instancia para comunicar el ejercicio del derecho de reunión. También se pusieron a disposición del movimiento otras herramientas, como un documento con consejos legales para las acamapadas, como contaba uno de sus autores, David Bravo, aquí y aquí.

–          Los mapas de las acampadas como este y este.

–          El “tweetometro”, para medir la aceptación de las propuestas.

–          Carteles para imprimir y difundir, como los de “Voces Con Futura” y como aquí.

– La aplicación “Propongo”, una “herramienta donde cualquier usuario de internet pueda depositar propuestas, que a su vez podrán ser debatidas y generar constructivamente otras nuevas propuestas”, como explican aquí.

La cultura colaborativa también tiene que ver con la “reapropiación”: creación de nuevos contenidos a partir de otros previos. De hecho, uno de estos productos, el cartel publicitario de L’Oreal protagonizado por Paz Vega fue uno de los símbolos de la cultura del remix al servicio de la causa, pasando de aquí a aquí.

Una reutilización que, en ocasiones, se convierte en sí misma en forma de protesta, como ocurrió con la alteración de las fotografías de la rueda de prensa de la policía informando de su acción contra Annonymous.

4. Libre acceso a la información: redes vs. medios 

El 19 de mayo, desde la cuenta en Twitter @acampadasol se escribía:

“Esto es lo que es gracias a la libertad de las redes sociales”.  (@acampadasol)

Una semana antes, el día 12, la Plataforma 15 de Mayo presentaba en rueda de prensa su llamamiento: “No somos mercancía en manos de políticos y bancaqueros” El acto fue sólo cubierto por tres medios comerciales: Público, El País y la agencia EFE. Fue el momento de la comunicación de guerrillas. La convocatoria se difundió en twitter con el hastag #15mprensa. Una etiqueta que sirvió tanto para difundir el evento, como para quejarse de la pobre atención periodística.

El éxito de la manifestación no tuvo su reflejo en la prensa convencional, que sólo recogerá en sus portadas el movimiento cuando el clamor de los indignados lleva días llenando las plazas de España, como pone en evidencia el muy difundido gráfico de @montera34.

Esta falta de atención genera decenas de mensajes en twitter como este, este, o este y convierten a esta red, en una vía de información alternativa donde los propios manifestantes y algunos periodistas profesionales, como Carmela Ríos, narran la protesta, como se lee aquí o aquí

A los dos días de la marcha llegaría la primera portada internacional, en Le Mond, y la mítica retransmisión en streaming de la segunda noche de concentración desde una casa particular con un teléfono móvil por parte del medio digital Periodismohumano.com y cuya imagen, esa sí,  llegaría a la cubierta del Washington Post y al New York Times.

En cualquier caso, la cobertura, o la ausencia de ella, ha sido una constante de las discusiones en la red estas semanas. Algunas muestras son esta, esta o esta.

5. El espacio público en la sociedad en red

El espacio público no se construye, sino que  

“Es  un “espacio global social (…) un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas”

(J.P. Barlow, “Declaración de Independencia del Ciberespacio”)

 A diferencia del modelo de la comunicación de masas donde la realidad es construida por los medios:

 “Los mass media producen, reproducen y distribuyen conocimientoque nos permite dar un sentido al mundo y modelar nuestra percepción  del mismo”  

 (D. McQuail, 1983 “Mass Comunication Theory”)  

El espacio público en la sociedad en red se crea mediante acciones colectiva que reinterpretan la realidad, la narran y la jerarquizan.

Los canales del movimiento 15 M

Frente a la emisión de mensajes unidireccionales, la comunicación en la sociedad en red se basa en crear conexiones. Una idea que el gurú del marketing, Seth Godin resume en este gráfico.

Así ha venido ocurriendo con el movimiento 15 M. Para su génesis y posterior extensión han intervenido simultáneamente múltiples canales de comunicación. Internet, como medio, se transformó en mensaje.

Blogs y redes sociales

 Se han usado blogs y redes como Facebook, Youtube y Twitter, cada uno de ellos con funciones específicas y con un protagonismo variable según las etapas del movimiento (Un asunto que merecerá medirse con mayor detenimiento)

 Facebook

–  Facebook permitió la primera presencia digital al colectivo “Estado del malestar”, una de las raíces del 15M. Igualmente en esta red social se lanzó la convocatoria, mediante la creación de un “evento”, de la manifestación del 15 de mayo.

 – También tienen presencia en Facebook: Democracia Real Ya, Spanish Revolution (el perfil de la Acampada de Sol y posteriores extensiones) y la versión internacional: Take the Square)

– Del mismo modo, Facebook se está empleando para promover una segunda manifestación, el 19 de junio, a través de  este evento, y cuyo número de adhesiones previas pone de manifiesto el impacto movilizador de estas semanas de protestas.

 Youtube

 Youtube se ha usado para reforzar el discurso de la protesta, difundir informaciones que no estaban siendo cubiertas por los medios, y también como herramienta de movilización, como la cadena de vídeos de “Indignados”. 

– El colectivo convocante de la manifestación del 15 de mayo, realizó este vídeo-resumen con las escenas más emblemáticas de la marcha, imágenes de la protesta en distintas ciudades de España y los discursos finales al término de la concentración en Madrid, en la Puerta del Sol. Se trata de un contenido que no sólo busca suplir la nula cobertura mediática, sino reforzar una determinada imagen del movimiento (plural, pacífico…) y los mensajes principales. En su primera semana, el vídeo fue visto más de 250.000 veces.

– La acción de la policía, tras la manifestación del 15 de mayo (que en twitter daría lugar al hashtag #sindisturbiosnohaycobertura en alusión al desinterés mediático) también encontró su canal en Youtube.

 – Y una extraordinaria difusión logró este vídeo de jsalvia  que capturó la violencia de los mossos en la Plaça de Catalunya. En menos de 24 horas fue visto 1116955 veces.

– El caso de las agresiones de los mossos en su intento de desintegrar la acampada barcelonesa, se produjo una simbiosis peculiar entre medios de comunicación y la red de vídeos de Google. La retransmisión de estos hechos en directo que estaba realizando la cadena estatal privada Antena 3 TV, fue registrada y “subida” a este canal, multiplicando su redifusión. Lo hicieron varios usuarios, como este y este, ambos con decenas de miles de visitas. Incluso la comisión de informática de “Acampada Sol”, quienes, además, comentan en vivo las secuencias.

 – Acampada Sol había creado un canal en Youtube el 19 de mayo, donde se suben, principalmente, los vídeos creados por el propio colectivo, con la idea de contrarrestar las informaciones que consideran sesgadas de los medios, o los posibles prejuicios de la opinión pública, como la ausencia de condiciones higiénicas, o la supuesta oposición de los comerciantes

 – No obstante, Youtube no fue la única, ni la principal, fuente de imágenes. Medios digitales como periodismohumano.com, la agencia de vídeos online agora news, vudeo.org o la productora sol.tv, creada sobre la marcha para emitir desde la casa particular de dos periodistas situada en la plaza de la Puerta del Sol, obtuvieron decenas de miles de visitas a sus contenidos, algunos realizados sin más medios técnicos que un móvil.

–  La comisión de audivisual de la Acompada de Sol también ha mantenido un canal para retransmisiones en directo de Asambleas y acciones como la sentada a las puertas del Congreso el 8 de junio, que superó la cifra de 7.000 conexiones siguiendo el evento.

  Twitter

 Antecedentes

 Posiblemente podemos situar la primera intervención relevante de esta red de microblogging  como herramienta al servicio del “movimiento del 15M” en la reunión del 3 de diciembre de 2009 (entre la ministra de cultura y su equipo con los impulsores del “Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet”) En ese encuentro éstos usaron twitter para informar de su desarrollo en tiempo real, subir fotos del mismo y compartir reflexiones.

 Un año más tarde, algunos de los asistentes a ese acto lanzarían la campaña #nolesvotes (acción de denuncia y protesta contra la aprobación –y el modo en que se hizo – de la denominada “ley Sinde” y que promovía castigar electoralmente a los partidos cuyos Grupos Parlamentarios votaron dicha norma: PP, Psoe y CiU)

 Una iniciativa que,  además promoverse en de las respectivas plataformas (Blogs, fundamentalmente) de los impulsores, también encontró en twitter su principal canal de difusión.

 Y un tercer antecedente de la relevancia de twitter lo encontramos desde la perspectiva de la teoría de las élites. Twitter es el canal que recoge y difunde las críticas contra periodistas, medios de comunicación tradicionales, partidos políticos e instituciones, con la eficacia de las acciones gota a gota. Y más

Comentarios críticos que, por supuesto, siguieron los días que la protesta se mantuvo activa en la calle. Ejemplo uno, dos, tres, cuatro, cinco o seis. 

Twitter en las protesta de las acampadas

 Tras la cuenta de correo de electrónico creada a primera hora del lunes 16 de mayo, la segunda herramienta que los primeros veinte acampados en Sol crearon fue una cuenta en twitter. Era el lunes, 16 de mayo a las dos de la tarde. El primer tuit fue este

Desde el comienzo de la “Acampada Sol”, twitter se reveló como un canal insustituible, entre otras funciones, para:

–          Difundir informaciones sobre el desarrollo de la protesta no cubiertas por los medios.

–          Distribuir contenidos ciudadanos (fotos, vídeos, informaciones)

–          Periodismo en tiempo real. Periodistas profesionales como Carmela Ríos, Virginia P. Alonso, Juan Luis Sánchez, Jessica Romero, Manuel Cuellar… retransmitieron en directo tanto acontecimientos destacados, como el día a día de los activistas establecidos en la plaza madrileña.

–          Información “de servicio”: Transmitir necesidades de los acampados, difundir horarios de actos y reuniones convocados, advertencias de seguridad…

–          Ampliar y crear redes con las protestas que se desarrollaban en otras ciudades.

–          Actuar como canal “portavoz” ante los medios de comunicación, transmitiendo mensajes o desmintiendo informaciones erróneas.

Esta cuenta “oficial” tuvo un crecimiento vertiginoso. En pocas horas había superado los 700 seguidores, cinco días después se acercaba a los 40.000, y ahora está próxima a alcanzar los 60.000.

Con los incidentes (violencia de los mossos contra los concentrados) de la Plaça de Catalunya el viernes 27 de mayo, twitter también se mostró como el canal más rápido para distribuir llamamientos e informaciones, vídeos y fotos de denuncia.

También por twitter se sugerían acciones de protesta no convencionales, como esta.

En definitiva, su agilidad y la posibilidad de evitar intermediaciones de cualquier tipo, hizo de twitter la herramienta “estrella” en los días en que se desarrolló la “Acampada Sol”.

 “Lo gracioso es que la mayor plaza del 2011, Twitter, no se puede cerrar”

Carlos Barrabés

Y así lo muestran los datos.

 Blogs

Las cifras de audiencia de los blogs vinculados a la protesta del 15 M son concluyentes. Los destacaba Manuel Castells en La Vanguardia:

 “Poco antes de las elecciones municipales del 22 de mayo, nolesvotes.org tenía 700.000 usuarios únicos, 154 blogs y 641.000 resultados en Google”

Por su parte, los acampados de la Puerta Sol, tras la creación de las cuentas oficiales de gmail y twitter, crearon, también en esas primeras horas, un blog para incluir las crónicas de las primeras jornadas y publicar las convocatorias de asambleas.

Éste sería un blog efímero, de apenas tres días de vida. El día 19 se creó una web “más segura”, tomalaplaza.net, que tendría un desarrollo notable: empezó como blog convencional y terminaría incluyendo contenidos multimedia, widgets de las redes sociales en las que se está presente, documentos legales, informes sobre la actividad de las comisiones, actas de las asambleas o enlaces con el resto de acampadas.

 Otras redes sociales

Las acampadas también tuvieron su espacio en redes como Flickr o Tuenti

 Canales “convencionales”

SMS

Las redes sociales se suman, pero no desplazan, la capacidad de convocatoria de los mensajes de telefonía móvil.

También se confía en los SMS para una movilización rápida si se produce el desalojo por parte de la policía: “…tener preparado en el móvil el siguiente SMS para enviarlo en caso de intervención policial: ‘Están desalojando la acampada. Ven a defenderla. Pásalo’” (“Entre la resistencia y la expansión” M. Pérez – C. Pérez-Lanzac / El País, 4 de mayo de 2011)

Correo convencional

Incluso, por sorprendente que pueda parecer, el correo postal tuvo su papel como canal adicional.

[La “comisión de informática” de @acampadasol ha publicado esta cronología de las redes del movimiento]

ACTUALIZACION: Cuando el 15M explotó en plazas toda España, multiplicándose en asambleas y grupos de trabajo, y mutando en decenas de movimientos que vendrían después, Mario Tascón y yo llevábamos seis meses trabajando en un libro que vería la luz un año después y que explicaba, seguramente por primera vez, cómo este movimiento formaba parte de una oleada mayor que iba a cambiar la política, el periodismo y el equilibrio de élites hasta entonces vigente: “Ciberactivismo: Las nuevas revoluciones de las multitudes conectadas” (Catarata, noviembre 2012)

El título del post hace alusión a las manifestaciones y boicots contra la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 1999, en las que Internet contribuyó a la globalización del movimiento. También se empleó para acciones de protesta como el bloqueo de las webs oficiales o envíos masivos de correos y fax (Puede leerse sobre ello en: Smith, J., 2001: “Globalizing resistance: The battle of Seattle and the future of social movements”; Bennett, W., 2003 “Communicating Global Activism: Information, Communication & Society”, etc.)